Skip to content

Vaivén

Mercaderes demasiado rápidos en la opacidad de la niebla. El líquido originario convertido en mercurio adquiere la pesantez del metal dotando de realidad los reflejos. Palacios multiplicados en la oscuridad de la noche interrumpida por escasos toques de luz eléctrica. El ambiente absorbe la fisicidad de los cuerpos. Ya no son volúmenes humanos sino planas siluetas que funcionan como referentes espaciales en movimiento. Humedad que se hace sentir en las franjas de cuerpo que quedan descubiertas. Cabellos mojados sin lluvia.

Probar las subidas y bajadas de los puentes que se suceden sin solución de continuidad. Pasarelas provisionales que nos salvan de las mareas. Hay quien prefiere olvidar las botas para caminar descalzo. Una enorme cúpula de piedra suspendida entre remolinos de espuma acabó con la peste, pero los ojos del artista prefirieron fijarse en la de zinc sin decoraciones. Corrió en busca de diagonales marcadas por la repetición de la T. Torres casi gemelas tienen sus raíces en el bosque que las alza para ser recortadas en rojo y azul.

Cuando la vista se cansa de encontrar esquinas encuentra la línea que le permite imaginar más allá de la laguna. Otras islas. Colores dispuestos con mimo bajo la lonja, ir y venir en armonía con las fachadas tan heridas como vivas. Entrar, descubrir la lógica vertical de su interior. Habitaciones divididas por escasos escalones que refuerzan su autonomía. Cortes asimétricos que hacen entrar luz allí dónde se requiere. Altos y estrechos, ligeros.

Islas de silencio rotas por el sonido constante del agua que inicia su viaje en los tejados y pierde intensidad ante un sol capaz de disminuir la actividad. Instantes de calor que el cuerpo recordará hasta la próxima pausa. Armadores desarmados pasean de domingo mostrando sus galones, brillan. Amable acogida, fría y precisa como marcan las costumbres. Engaña para recordar que las cosas no son lo que aparentan. Palabras que no quieren ser susurradas carecen de alma. Seguramente olvidada en la construcción de un hogar que osaba a mantener el calor en la humedad omnipresente.

Correspondencias

Estimado cliente: Estimado Profesor: Hola Pedro:¡¿Qué pasa Pedro?! Amado Pedro :

Le informamos que a partir del próximo día 25 de este mes quedará abierta al público nuestra nueva sucursal más cercana a su domicilio en C/ Rioja, n. 19. Le agradecezco la bibliografía que me envió la semana pasada. Te paso por mail las últimas fotos que hicimos en casa de mamá durante el puente, tus sobrinos se lo pasaron en grande con la nieve que para ellos era toda una novedad, como sabes en las islas es casi imposible verla. ¿Qué tal llevas la semana? Estamos pensando en organizar una cena para el sábado por la noche. Sí, todavía hoy amado por aquello que fue el nuestro frecuentarnos, el nuestro vivirnos.

En la que podrá encontrar a su disposición todos los servicios bancarios que necesite y un personal especializado para atenderle en horario de lunes a viernes de 8:30 a 14:30 y jueves de 8:30 a 18:30. Por el momento sigo rastreando intentos de vuelta/creación/reconstrucción a los distintos paraísos tomando como punto de partida las conferencias de Steiner. Bueno, espero que todo bien por aquí se te echa de menos así que a ver si te decides a hacernos pronto una visita. Carlos proponía el restaurante árabe del centro, lo único es que no tiene demasiadas mesas por lo que nos conviene reservar. Me atrevo a escribirte porque al mirarme al espejo después de estos años mi propia pupila me recuerda todavía la tuya. No encontré amantes que consiguieran borrarla.

Le agradecemos la confianza depositada en nuestra entidad. El retorno podría, o quiero pensar que podría, llegar a encajar con la idea de atelier en tanto que lugar recreación a la vez que de concepción de los mismos, pero es algo que tengo que ver todavía. En principio somos seis contándote a ti, así que si quieres invitar a alguien dínoslo lo antes posible para llamar. Ahora vivo con todas las letras, con todas las miradas y perfumes que dejo deslizarse por mi piel veinticuatro horas al día, ahora me gusta la vida.

Saludos cordiales. El Director. En cualquier caso este jueves tenía pensado ir a su tutoría, por lo que prefiero esperar para comentar lo más detalladamente. Un saludo. Ismael Garrido. Un abrazo de tu hermana. Isabel. Un besote fuerte, Nos vemos, Lucía. Mientras, pienso tu fantasma, todavía tuya, Raquel.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.